LOVE

Todos en la vida hemos crecido con un modelo a seguir muy importante, nuestra madre o abuela. Mi caso en particular se remonta desde niña cuando vivía en Cuba, y pasaba las tardes cosiendo con mi abuela. Yo inventaba muñecos que dibujada por detrás de hojas de oficina usadas de ella y juntas los hacíamos realidad con telas y retazos. Mi abuela fue costurera y diseñadora en una fabrica de disfraces en Cuba, por lo que el talento de ella era impecable y también su dedicación. Mi madre me perseguía por la casa para bañarme y finalmente me vestía como una muñeca, siempre me cuidaron y me enseñaron a ser una persona fuerte. Siempre fui rebelde e inquieta, nunca me quedé tranquila con algo, siempre buscando más, inventando y explorando el mundo. Muy feliz de la infancia que tuve, a pesar de todos los cambios y altibajos que todo cubano entenderá. Mi mayor inspiración en la vida es pensar en ellas, siempre que algo me desmotiva pienso en todo lo que hemos logrado y lo que esta por venir. 

Sobre este vestido les cuento sobre mi marca, NNIA, continuando la narración de mis inicios en la moda, NNIA es mi marca, desde el 2009 que la inicié, tenía muy claro que esa era mi mayor pasión, y hasta el día de hoy no he descansado de ella. Es un orgullo para mi mostrarles este look y muchos otros en el blog, llenos de diseño nacional, porque se la pasión que hay detrás de cada uno de ellos.  Les espero en mi nuevo studio, donde con mucho cariño les cuento más y pasamos una tarde especial en un espacio maravilloso que nos traslada a Costa Rica en los años 60s, se encuentra a 150 metros Este de Muñoz & Nanne San Pedro, en la casa Villa Blanca. ¡Los espero! 

Gracias por leer una semana más, si les gusto este look, pueden obtener el vestido aquí y los accesorios aquí

Vestido: NNIA

Aretes y collar: Ili Musmanni

Lentes: Charlies Loft

Sandalias: Pons

Fotografía: Eva Wong Photography